top of page

DESAFÍO 5 DÍAS DE CREATIVIDAD

Es importante que sepas, antes de arrancar, que este programita es pura y exclusivamente para vos: ninguno de los trabajos o producciones que realices son para compartir con otras personas. Se trata de que tengas libertad absoluta para hacer este recorrido de autoexploración creativa. Date permiso de no ser perfecta/o, de no ser “brillante”, de no ser “excelente” (cualesquiera que sean tus preconceptos para esto). Sólo buscá tu genuina expresión, animate a descubrir qué hay en vos cuando vos misma/o no te estás controlando y juzgando. Lo propongo sabiendo cuánto cuesta, a mí me cuesta muchas veces también. Pero sé que cuando me lo permito, el proceso es hermoso. Permitámonos jugar.

 

¿Arrancamos?

destrozada

DÍA 1

Vamos a comenzar respondiendo lo que Shumi Gauto en su libro Expresión Revolución llamó el CUESTIONARIO DE LA CIA.

¿Por qué le puso así? Porque no vale mentir, ni siquiera a una/o misma/o. Lo más importante de esta propuesta es que no estés todo el día rompiéndote la cabeza para dar con LA respuesta definitiva, la idea es que lo completes rápido, casi sin pensar, sabiendo que lo que contestás hoy es, livianamente (y uso adrede esta palabra) sólo tu respuesta de hoy. Es más, te invito a contestarlo dentro de 3 meses y vas a ver que muchas respuestas cambian. Te propongo que te pongas un cronómetro ý que te des como mucho 20 ó 25 minutos para contestarlo (¡menos también!). Si tenés que pensar demasiado una respuesta, pasala de largo y volvé a ella a lo último. Tratá de que tus respuestas sean auténticas, lo primero que se te venga a la mente. Acordate: nadie te va a estar juzgando… entonces no lo hagas vos.


 

FECHA:

 

  1. ¿Qué nombre te pondrías hoy, si te vieras obligada a cambiarte el tuyo?

  2. Si recibieras 10 mil dólares, ¿qué es lo primero que comprarías?

  3. ¿Quién es tu familiar preferido? ¿Por qué?

  4. ¿Qué aprendiste en el colegio?

  5. ¿Qué sería lo más exitoso que podría pasarte? Describilo en detalle.

  6. ¿Cuál sería el peor fracaso de tu vida? Describilo en detalle.

  7. ¿Cuál fue el mejor show de música en vivo al que hayas asistido? ¿Por qué?

  8. ¿Cuál es la mentira más reciente que recordás haber dicho?

  9. ¿Quién te influenció muchísimo en algún momento de tu vida?

  10. ¿Estuviste involucrado en algún hecho policial? ¿Qué ocurrió?

  11. ¿Cómo sería el relato de tu primer beso, desde el punto de vista de la otra persona involucrada?

  12. Del 1 al 10, ¿cuánto te conocés sexualmente? ¿Qué te gustaría probar?

  13. ¿A quién envidiás y por qué?

  14. ¿Cuál es la primera canción que viene a tu mente en este momento?

  15. ¿Con qué famoso irías preso por cinco años, en una celda de 10 metros cuadrados?

  16. Si sólo pudieras leer un libro y ver una película de acá a la eternidad, ¿cuál elegirías?

  17. ¿Qué comerías en este momento?

  18. ¿Cómo sería la casa de tus sueños si el factor económico no fuese un impedimento?

  19. Si sos soltera/o, ¿cómo imaginás una vida en pareja? Y si estás en pareja, ¿como imaginás tu vida soltera/o?

  20. ¿Qué te gustaría enseñar?

DÍA 2

Hoy vamos a leer una poesía y dibujar. Y sé que, probablemente, aquí salten dos resistencias a la vez. La primera, una que escucho un montón en mis clases: no me gusta la poesía, no sé leer poesía, no la entiendo. La segunda, no sé dibujar, dibujo horrible, mis dibujos parecen de un chico de 4 años.

Bueno, a ver, para las dos resistencias, la misma respuesta: no necesitás saber nada. No necesitás, siquiera, que te guste. Hacelo simplemente. Sin exigencias de resultados imaginarios, sin expectativas, por el simple placer de dedicarte unos minutos a hacer algo “no productivo”, a hacer algo porque sí.

No es necesario entender una poesía, a veces una línea, un sólo verso puede conmovernos y no sabemos por qué. Tampoco es necesario saber siempre por qué nos sucede lo que nos sucede, sí está bueno registrarlo. Y en cuanto al dibujo: puede ser figurativo o abstracto, a color o en blanco y negro. Si sentís que te motiva, ponete música. Sino, disfrutá del silencio. Podés hacer un dibujo en 2 minutos o dedicarle 20.

TODO ESTÁ BIEN.

Te invito entonces a leer este poema de la escritora estadounidense Mary Oliver. Podés leerlo una sola vez o varias. Podés subrayar alguna frase que te guste o nada. Y después de eso, DIBUJALO. Dibujá el poema: lo que dice, lo que te hizo sentir, lo que te despertó. Si se te aparecieron imágenes que supuestamente poco tienen que ver con el poema, vale también. Si te pintó hacer algo abstracto, aparentemente sin relación, también es válido. Disfrutá del placer de dibujar sin la exigencia del resultado.


El día de verano

¿Quién creó el mundo?
¿Quién dio forma al cisne, al oso negro?
¿Quién hizo al saltamontes?
Me refiero a este saltamontes,
el que acaba de saltar en la hierba,
el que ahora come azúcar de mi mano,
el que mueve las fauces de atrás para adelante y no de arriba abajo,
el que mira a su alrededor con enormes ojos complicados.
Ahora levanta una de sus patas y se lava la cara cuidadosamente.
Ahora de pronto abre sus alas y se va flotando.
Yo no sé con certeza lo que es una oración.
Sin embargo sé prestar atención
y sé cómo caer sobre la hierba,
cómo arrodillarme en la hierba,
cómo ser bendita y perezosa,
cómo andar por el campo,
que es lo que llevo haciendo todo el día.
Dime, ¿qué más debería haber hecho?
¿No es verdad que todo al final se muere, y tan pronto?
Dime, ¿qué planeas hacer con tu preciosa, salvaje, única, vida?

 

Mary Oliver
 

lápices
Pintada

DÍA 3

.

Hoy te invito a salir a dar un paseo de 15 minutos (si podés más, genial, pero sino, tomate esos 15). No uses la salida a hacer los mandados, ni el ir a buscar a tu hijo a tal lugar, ni un traslado que tenga que ver con algo utilitario. Es un paseo. Podés definir o no tu ruta de antemano. Durante el paseo, empapate del entorno y tené presente los pensamientos que se te presentan. Al regresar a tu casa, escribí brevemente algunas escenas de tu paseo. Por ejemplo: “Pasé por una florería y los girasoles estaban enormes” o “Me crucé con un perrito que tenía una patita lastimada”. Podés escribirlo tal cual o jugar a redactarlo de manera más poética.  En el renglón siguiente, vas a anotar una revelación. A menudo cuando caminamos, nos “caen fichas” sobre algún tema. Este es el momento de escribir esa idea brevemente.

DÍA 4

¿Les gusta cocinar? A mí a veces sí y a veces no. Por eso vamos a encontrarle la vuelta a un acto tan cotidiano que suele volverse rutinario. Vamos a cocinar por colores, intentando componer nuestra propia obra de arte. ¿Cómo? Primero revisá si contás en tu casa con variedad de ingredientes (estaría bueno que haya diversidad de colores). No es necesario que salgas a comprar nada, peeeero, si por ejemplo leés esta consigna hoy temprano, podés procurar durante el día “adquirir los colores que te faltan” (que son, ni más ni menos, los que tengas ganas de que estén en tu plato hoy). Puede ser en el almuerzo, en la merienda o en la cena, lo que te quede más cómodo. La idea es que armes tu plato como si fuera tu propia obra de arte, un cuadro: jugá con los colores (no pienses tanto en el sabor, quizás hasta descubrís una combinación deliciosa que no se te hubiera ocurrido de otra manera) y también con las formas, por ejemplo: ¿es lo mismo poner un par de tomates cherrys enteros en el plato o cortarlos a la mitad y formar los pétalos de una flor? Y si te copás y vivís con más personas, podés probar hacer distintos cuadros “especialmente dedicados”. Quienes vivan con niñ@s, los pueden incluir en este proyecto, armando su propio plato. La creatividad no es algo “externo”, algo que hay que “salir a hacer”, es una manera de expresarnos en cada cosa que hacemos, hasta en las que parecen más agobiantes o aburridas.

.

frambuesa paletas

DÍA 5

Una de las herramientas más poderosas para alimentar nuestra creatividad es lo que Julia Cameron en El camino del artista llamó cita con el artista. Hoy te voy a proponer una versión de eso. Vayamos de lo ideal a lo posible (esto es clave SIEMPRE: a veces, por no poder hacer las cosas como las soñamos, como desearíamos hacerlas, directamente no las hacemos. No nos damos cuenta de que hacerlo como podamos siempre va a ser más enriquecedor que no hacerlo). Entonces, retomando: idealmente sería una hora, pero si no podés tomarte una hora, comencemos con 20 minutos que está muy bien. La idea es que en ese lapso de tiempo tengas una cita de calidad con tu artista interior, esto es: que hagas algo que te gusta mucho. Te doy ideas: poner música y bailar, poner música y sólo escucharla, escribir, leer (no por trabajo, sólo por placer), dibujar, salir a caminar y sacar fotos, salir a caminar y observar, colorear un libro de dibujos, hacer mandalas, meditar, darse un baño con esas sales que no estrenamos nunca. El único requisito de esta cita es que estés SOLO/A y que hagas algo que te de MUCHO placer. A veces, toca adaptarnos: yo vivo con mi hija que es bebé, por ende casi nunca estoy sola en casa. Esto implica que mayormente, si quiero darme un espacio, lo tengo que buscar por fuera de casa. Si no tienen soledad en su casa, búsquenla por fuera, REGÁLENSE ESE MOMENTO. Nuestro artista interior (o su equivalente, nuestro/a niño/a interior) no puede estar siempre preocupado, trabajando, o viendo internet: necesita tiempo, espacio y nutrirse. Aunque sea 20 minutos.

La acuarela del alfabeto

BONUS TRACK

Corita Kent -Sister Corita-  fue entre otras taaaantas cosas, maestra de arte en el mítico Inmaculate Heart College. Allí impartió una visión de vanguardia sobre la creatividad. Una de sus propuestas fue el Diario de los sentidos: una suerte de diario íntimo en el que no sólo registramos nuestros pensamientos sino que podemos poner imágenes, colores, recortes, una hoja que encontramos en el camino, frases sueltas, el ticket de un pasaje… todo lo que nos resulte de inspiración.

¿Se animan a llevar uno? ¿A probar la experiencia al menos por una semana?

Si lo hacen, cuéntenme!
 

La acuarela del alfabeto
bottom of page